Los cócteles en las celebraciones (Parte 2)

 Vuelvo a la carga con los cócteles. Si, es tiempo de verano y tiempo de celebración y de eventos. A la hora de invitar a gente un buen cóctel siempre da, como ya hablamos en el último post, ese toque diferencial.

¿Pero no vas a hablar de la sangría?

Está bien, está claro que sería lógico hablar de nuestro cóctel más universal: la sangría. Pero en estas mismas páginas ya hice un estudio pormenorizado (aquí). En cualquier caso, como estamos de repaso y hablando de más cócteles, os vuelvo a poner la receta junto con otros dos cócteles básicos que, aunque parezcan fáciles, como la sangría, tiene su toque para hacerlos superiores. El trío elegido hoy, además de la sangría, lo completan  “el destornillador” y el “Bloody Mary”.

La Sangría:

En primer lugar, la clave en esta receta es la maderación. En primer lugar es conveniente hacer un almibar, con agua y azúcar. Ese almíbar lo mezclamos con el vino y el zumo de naranja.

Por otro lado, pelamos frutas y la cortamos en trozos no muy grandes y lo mezclamos con el vino, añadiendo el zumo de un limón y un palo de canela. Este detalle es muy profesional. ¡Y a macerar!

El Bloody Mary:

Su nombre podría hacer referencia a la reina María I de Inglaterra que recibió tan singular apelativo tras ordenar una cruel persecución contra los protestantes en el siglo XVI.

El vaso se puede escarchar con sal gorda y decorarlo todo con una rodaja de lima o un trozo de apio, pero la clave es la preparación del zumo de tomate. Si, porque no es más que zumo de tomate, preparado, y Vodka.

  • 3 partes de Vodka
  • 6 partes de jugo de tomate
  • Una pizca de sal y pimienta negra
  • 3 gotas de salsa Worcestershire o salsa inglesa
  • 3 gotas de Tabasco
  • 10ml de zumo de limón o lima 
El destornillador:

Destornillador (también conocido como vodka naranja) es un cóctel sencillo hecho a base de 1/3 de vodka y 2/3 de zumo de naranja, a ser posible natural. Es habitual servirlo con hielo en cubitos y se le puede añadir un toque de salsa de grosellas.

Su origen puede deberse a los los obreros petroleros estadounidenses en Oriente Medio que agitaban el cóctel con la herramienta de trabajo.

Si preparas algo en casa, piensa en poner algún cóctel original. Y si te hace falta ayuda, Catering Lola convierte tus eventos en algo más que un momento único e inolvidable para ti y para todos los invitados.

Comparte y envía