Vuelta de vacaciones, ¡Mantén la calma!

A todos nos toca, tarde o temprano, volver de vacaciones. Si, salvo que pertenezcas a los Grimaldi y vivas en Montecarlo, en ese caso lo que no haces eVacacioness trabajar, y vas de catering en catering, de fiesta en fiesta y tendrías que volver a irte de vacaciones tras haber estado de vacaciones.

Entonces tu vida se convertiría en un bucle raro, pero oye, no estaría mal. Pero, bueno, no tengo muchas esperanzas en que Carlota o Andrea lean este post, entiendo que, tras el relax, el disfrute y, en el caso de la Navidad en nuestro país, las comidas y las cenas y los eventos familiares multitudinarios, tenemos que volver al trabajo.

“Si todo el año fuese fiesta, divertirse sería más aburrido que trabajar” William Shakespeare

Pero claro, normalmente te llevas un peaje adicional. Un peaje que no esperabas pero que está ahí. Si, amigos, los kilos de más.

Con todo, debes volver a ponerte en marcha, trabajar de nuevo y volver a engrasar la maquinaria. Regresar a la rutina. Y si, todo este trajín inicial no ayuda a llevar una vida sana y comer de manera decente. No hay tiempo, no hay ganas, no tienes imaginación.

Además, en muchos casos, te puedes ver obligado a invitar a gente a casa, sin tiempo para comprar ni hacer nada. Con la nevera completamente vacía.

¿Qué hacer?

La solución, como en tantas facetas de la vida, es recurrir a los profesionales. Un catering, que te ofrezca comida santa, totalmente terminada para que solo tengas que calentar y emplatar. También si lo que quieres
son platos fríos, como ensaladas listas para comer. Productos frescos directamente para consumir como bocadillos, sándwiches artesanales, pulgas, etc.

El Catering de Lola lleva más de un
a década facilitando la vida con comida preparada, lista para ser servida. Ya sea una cena informal, un gran evento, o la comida diaria en tu casa o el trabajo, el Catering de Lola te asegura la máxima frescura y calidad, al mejor precio.

Comparte y envía